Contratos e internet

La puesta en marcha de un proyecto en Internet no supone una actividad fácil si se quiere hacer bien y conforme a las leyes actuales que rigen las nuevas tecnologías; situación de la que partimos, ya que no recomendamos a nadie abstenerse de ir por la vía legal cuando se toma la decisión de montar una infraestructura de este tipo.

Todos sabemos que se dice de Internet que ofrece un acceso libre a la información, teniendo en cuenta que en el momento que ofrecemos información o contenidos a través de este medio somos responsables de los mismos.

Se debe incidir mucho más aún en el caso de que se desee comerciar a través de dicho portal, donde encontramos la LSSI (Ley de los Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico) que regula todo tipo de acciones a tomar/afrontar en el uso de comercio electrónico.

Contratos informáticos

Son muchos y variados los tipos de contratos que pueden hacernos falta a la hora de desarrollar nuestro negocio en Internet, y es bueno y aconsejable siempre estar en posesión de ellos y contar con unos modelos personalizados que no dejen escapar ningún aspecto que consideremos necesario.

Algunos tipos que se pueden mencionar a modo de ejemplo son: hardware, software, servicios de mantenimiento y formación, gestión de datos, cesión de datos, hosting…

Si desea ampliar esta información puede hacerlo a través del siguiente enlace:

Abogados Portaley