El contrato de distribución de software

Los contratos de distribución de software son aquellos documentos legales que estipulan las condiciones, obligaciones y responsabilidades derivadas de la comercialización de un programa informático, ya sea un programa de ordenador, ya sea una aplicación para dispositivos móviles.

De acuerdo con la legislación actual, el software es una obra sujeta a protección jurídica y en consecuencia, es necesario formar un contrato por escrito para su distribución.

Ese contrato de distribución de software lo firman el proveedor del programa y una tercera persona o empresa que será la encargada de su puesta a disposición del público de acuerdo con los términos acordados.

Es muy importante concretar que el contrato de distribución supone la cesión de uno de los derechos de explotación que le corresponden al titular del software, el derecho de distribución.

Todo contrato de distribución de software, deberá reflejar, al menos, los siguientes términos:

  • Los límites a los que da derecho el propio contrato distribución lo cual viene definido, como veremos a continuación, por el modelo de contrato que se haya adoptado de entre los tres disponibles.
  • Los límites territoriales del derecho de distribución.
  • Si dicha distribución se efectuará en términos de exclusividad o, por el contrario, otros actores podrán distribuir el software dentro de los mismos límites territoriales.
  • Entrega del software, estándares de calidad, etcétera.
  • Coste de las licencias y coste de los servicios asociados que el distribuidor vaya a prestar (consultoría, formación, mantenimiento, etcétera).
  • Garantía sobre la propiedad intelectual.
  • Fijación de a quién corresponderán los derechos que deriven del posible desarrollo, modificación o creación de extensiones del software objeto de contrato.
  • Uso de la imagen corporativa: marca, logo, tipografías, etcétera.
  • Cláusulas que determinen el grado de confidencialidad de la información a la que ambas partes tienen acceso en base a su relación comercial.
  • Condiciones a seguir en caso de finalización del contrato.

Existen tres tipos de contratos de distribución de software que determinan el ámbito de distribución o los servicios que el distribuidor prestará, entre otros aspectos. Son los siguientes:

  • El contrato de distribución de licencia es aquel por el cual la distribución se limita única y exclusivamente a la licencia del software, sin el el distribuidor preste ningún servicio adicional ni asuma mayores obligaciones.
  • El contrato de distribución de software de valor añadido (VAR) incluye, además de la distribución de la licencia, la prestación de servicios asociados al software, principalmente servicios de mantenimiento, formación o consultoría. En este tipo de contratos es habitual que se establezcan condiciones adicionales como mantener las políticas de marketing del proveedor o contar con personal constante y plenamente capacitado para la prestación de tales servicios.
  • Por último, encontramos el contrato de adaptación, localización y distribución. Esta modalidad de contrato se da cuando el proveedor no desea realizar las adaptaciones regionales necesarias para el software (tal vez no el sale rentable o carece de los recursos para ello), por lo que cede este derecho al distribuidor.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *